Araña los 60 mil mdp deuda pública estatal

Nota

Aun cuando el gobierno del Estado ha señalado que la deuda pública no ha crecido, el más reciente Informe Analítico de la Secretaría de Hacienda estatal muestra que los diferentes compromisos financieros de la entidad sumaron a diciembre del año pasado 59 mil 118.6 millones de pesos.

La cantidad, que es la más alta registrada en lo que va de la actual administración, rebasa por nueve mil 432 millones de pesos el monto total reportado al cierre de diciembre de 2016 –en el último año de la anterior administración–, o un 19 por ciento.

Los datos se desprenden de los Informes Analíticos de la Deuda Pública y Otros Pasivos, que difunde de manera trimestral la Secretaría de Hacienda estatal.

Un comparativo muestra que parte del crecimiento se debe al alza de un 143 por ciento en los créditos de “corto plazo” con respecto a lo que se debía al cierre de 2016, además de un 52 por ciento adicional en los de “largo plazo” con respecto al mismo año; la mayor parte de estos últimos, como resultado de las dos reestructuras realizadas por la Secretaría de Hacienda del estado.

En millones de pesos, los primeros pasaron de mil 500 a tres mil 648 en el período citado, mientras que los segundos aumentaron de 20 mil 509.6 a 31 mil 296.3.

La revisión de los Informes Analíticos indica también que otra de las principales diferencias con respecto al monto de diciembre de 2016 se dio en el renglón de “otros pasivos”, que el Consejo Nacional de Armonización Contable define como las obligaciones financieras no originadas en “operaciones de crédito público”, como pueden ser las deudas con proveedores.

En ese sentido, los datos muestran que, a finales de 2016, este renglón se reportó en ceros, pero el informe analítico siguiente, de marzo de 2017, incluyó cuatro mil 607.9 millones de pesos al saldo del final del año anterior.

En noviembre de 2018, y luego de que este medio difundió un saldo de 52 mil 881 millones de pesos en la sumatoria de renglones, el Gobierno del Estado respondió que se debía a la inclusión de este tipo de adeudos con proveedores y que antes no se habían incluido.

“El supuesto incremento de la deuda publicado en un medio de comunicación se debe a que ahora sí se incluye en el monto total de los pasivos, los compromisos con proveedores y otros adeudos que arrastra el Gobierno del Estado desde la anterior administración, y que anteriormente no se contabilizaban como deuda”, indicó un comunicado.

Ese mismo rubro de “otros pasivos”, sin embargo, para diciembre de 2019 se ubicó en 6 mil 879.2 millones de pesos; es decir, un 49 por ciento más que los que se integraron al saldo de diciembre de 2016.

En agosto de 2019, luego de que el gobernador Javier Corral presentó en esta frontera un plan de inversión, un boletín oficial aseguró que la reestructura de diversos créditos no significaba “ni un peso más de deuda”.

Suben corto y largo plazo

Los Informes Analíticos de la Deuda y Otros Pasivos son reportes trimestrales que presentan los saldos de cinco renglones que conforman los compromisos financieros del gobierno estatal: la deuda de “corto plazo”, la de “largo plazo”, la de “otros pasivos”, la “deuda contingente –que es la que asume el gobierno por sus entidades descentralizadas y fideicomisos–, y los “bonos cupón cero”.

Sobre el primer renglón, que se refiere a créditos pagaderos a un año o menos y que no requieren aprobación del Congreso, El Diario ha documentado cómo la actual administración ha debido recurrir a ellos, sobre todo, al cierre de cada año.

Esto con el fin de enfrentar lo que la Ley de Disciplina Financiera denomina “insuficiencias de liquidez de carácter temporal”, como el pago de aguinaldos.

La práctica, sin embargo, ha ido en aumento y, de mil 500 millones de pesos solicitados a finales de 2016, el saldo al final del siguiente año era de dos mil millones de pesos; de dos mil 690.5 en 2018 y hasta sumar tres mil 648 millones al cierre de 2019.

La misma tendencia al alza muestran los pasivos de “largo plazo”, que es donde el Informe Analítico agrupa los créditos “simples” que se arrastran desde la anterior administración y cuyo saldo el gobierno estatal asegura no ha aumentado, aunque pasó de 20 mil a más de 31 mil millones de pesos.

Al respecto, los Informes Analíticos muestran que los aumentos en este renglón se han registrado a partir de las dos reestructuras realizadas por el gobierno estatal con el fin de modificar las condiciones de pago.

Así, entre marzo y junio de 2018 y por el refinanciamiento de un crédito de seis mil millones de pesos que se tenía con Inbursa –y que además fue reubicado de la clasificación de “deuda contingente” a la de “largo plazo”– el renglón pasó de 20 mil 176.7 millones de pesos a 26 mil 104.6 millones.

Otro aumento en el renglón de la deuda de largo plazo, además, se registró entre junio en diciembre pasados, al iniciar una segunda reestructura de créditos con diferentes instituciones bancarias.

Entonces, muestran los datos, el renglón pasó de 25 mil 430 millones de pesos en junio, a 27 mil 413.9 millones en septiembre y a 31 mil 296.3 millones de pesos en diciembre, aumentando así un 23 por ciento en ese semestre.

Una revisión al desglose de los créditos que componen este renglón, y que especifica que contiene a los que han sido reestructurados, muestra que hasta septiembre se habían registrado once créditos con esta modalidad de “refinanciamiento”, por 27 mil 413.9 millones de pesos.

Para el cierre de diciembre, según los datos, los once créditos habían mostrado ligeras disminuciones en sus saldos, pero en ese mismo período aparecieron otros dos créditos –uno con Banorte y otro con Banco del Bajío– que en total sumaron tres mil 3897.9 millones de pesos, elevando hasta más de 31 millones el saldo total del “largo plazo”.

Ayer no hubo respuesta de la Secretaría de Hacienda a una solicitud de información sobre estos aumentos.

La deuda del Estado de Chihuahua es la cuarta más abultada de la república, pero, por su estrategia de pagos, lleva al menos dos años con alerta “roja” en el sistema de monitoreo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Esto debido a que la entidad destina al servicio de la deuda –amortizaciones, intereses y comisiones– más de un 15 por ciento de sus ingresos de libre disposición, cuando lo “sostenible” es sólo un 7.5 por ciento.

El monto que la SHCP atribuía a la deuda de Chihuahua hasta el pasado 31 de septiembre era de 50 mil 646 millones de pesos; cantidad equivalente al total de los compromisos financieros reportados entonces en los Informes Analíticos de la secretaría estatal, menos los “otros pasivos”.

Aun así, el mismo indicador de la SHCP atribuye a la entidad mil 155 millones más en deuda que los que le calculó en diciembre de 2016.