¿Una cura mexicana para COVID? Sí. Y va muy adelantada. Científicos del Politécnico ya tienen la ruta

Nota

Un grupo de científicos mexicanos, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), avanzan en la investigación de un medicamento contra el nuevo coronavirus (COVID-19), a través de 20 compuestos que permitirán tener un tratamiento efectivo para atender el nuevo padecimiento.

Los doctores en Ciencias Claudia Guadalupe Benítez Cardoza y José Luis Vique Sánchez, científicos de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía, del IPN, y de la Universidad Autónoma de Baja California, explicaron que estos compuestos impedirán la interacción entre las células humanas y el virus SARS-CoV-2.

Los compuestos están dirigidos a la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), que se encuentra en la superficie de las células de varios tejidos del organismo humano como riñones o pulmones, la cual, reportan algunos estudios, es la principal entrada del virus, por lo que es fundamental bloquear su interacción.

“Existen varios tratamientos comerciales que se usan contra el nuevo coronavirus que son inespecíficos, ya que han sido prescritos contra ébola, VIH o influenza, nosotros proponemos usar una región específica de la proteína ACE2, que utiliza el SARS-CoV-2 para el desarrollo de su proceso infeccioso, con la finalidad de impedir que el virus entre a las células humanas”, explicó Benítez Cardoza, del Sistema Nacional de Investigadores Nivel II de México.

Sobre la metodología, Vique Sánchez, Médico y Maestro en Biomedicina por la ENMH, expresó que una vez establecida la interacción del virus con la ACE2 utilizaron una base de datos (quimioteca) con más de 500 mil compuestos con estructuras y características farmacológicas precisas, para realizar un análisis computacional.

“Este acoplamiento toma en cuenta características físicas y químicas de ambas moléculas, es decir, de la proteína y del compuesto farmacológico, como pueden ser la estructura tridimensional, el volumen, la carga, hidrofobicidad, entre otras, por medio de la técnica de simulación del acoplamiento molecular, mejor conocida como docking“, manifestó Vique Sánchez.

De acuerdo con los especialistas mexicanos, sin un tratamiento que demuestre una ventaja terapéutica sobre la COVID-19, es de suma urgencia el desarrollo de fármacos específicos frente a un objetivo selectivo que impida la evolución de esta enfermedad, en virtud del número de infectados y de fallecimientos tanto en México como a nivel mundial.

Los investigadores cuentan con las estrategias para hacer frente a un reto de esta envergadura, además cuentan con la infraestructura necesaria y sobre todo con la obligación moral de contribuir al beneficio de la salud de la población mundial, de acuerdo con el IPN.

La investigación de los expertos ya ha sido aprobada para su publicación en la prestigiosa revista médica especializada Life Sciences.

Hasta este lunes, México registró 349 mil 396 contagiados y 39 mil 485 fallecidos a consecuencia del nuevo coronavirus (COVID-19), según autoridades sanitarias de esa nación.